jueves, 23 de diciembre de 2021

Sólo esta vez


 

¡Algo tengo qué conseguir hoy!, exclama Augusto y abandona la cama. Es media mañana y debe aprovechar el resto del día. Rescata algo del optimismo de otros tiempos y entra al baño; entre tanto, tararea una canción. El bebé llora, el niño ve la televisión a alto volumen y, en la cocina, la esposa recién embarazada protesta porque necesita ayuda. Él la ignora. Sus pensamientos se centran en las cosas que tiene programado hacer. Es víspera de Navidad. Como todos los años, debe traer a casa los regalos del Niño Jesús.

 —¡Te vas y yo me quedo aquí, vuelta loca! —exclama ella.

—Debo buscar empleo, otra vez; algo encontraré. Si no, tengo pensado acudir a otros medios; lo que se dé, ayudará a que estas navidades mejoren.

—Dios te oiga —murmura por lo bajo, bastante escéptica.

El esposo se pone el tapabocas y sale a la calle.

¡Dos hijos y otro en camino! El mayor, está por cumplir los nueve. Augusto pudo haber tomado otra decisión, años atrás, cuando recibió la noticia. En medio de las opiniones de sus amigos, eres demasiado joven para asumir ese compromiso, no podía dejar de pensar en su madre. Una mujer abandonada que trabajó muy duro para educarlo a él, su único hijo. No iba a permitir que la novia atravesara por las mismas circunstancias. Con sólo diecisiete años, después de una boda apresurada, se preparó para que ella diera a luz.

En los primeros tiempos, con la ayuda de mamá, las cosas no fueron difíciles. Además, él y su esposa eran organizados. Luego, cuando comenzó a trabajar en un restaurante con buenas propinas, le pudo dar a su familia un nivel de vida que le permitía cubrir los gastos domésticos y hacer crecer, poco a poco, sus ahorros bancarios. En estas condiciones, después de varios años, decidieron agrandar la familia. El segundo bebé llegó en buen momento. No obstante, a pocas semanas de que ese hijo cumpliera el primer año y sin previo aviso, recibió la carta de despido.

Comenzó a buscar empleo. Como consecuencia de la crisis económica del país, ocasionada por la pandemia, no era extraño que su esfuerzo resultara infructuoso. Al principio, no se dejó amilanar. Aunque su madre ya no estaba, había heredado, de ella, la casa donde vivían. Los ahorros eran suficientes para superar la eventualidad. Pero, esta se fue alargando en el tiempo. Sin trabajo, con el dinero en merma y un tercer hijo en camino, el horizonte se oscurecía. Las navidades lo tomaban con, apenas, para las compras en el abasto.

La esperanza con la que salió de casa, se desvanece. Le descorazona cada negativa que recibe. A pesar de que los negocios han comenzado a abrir sus puertas, la posibilidad de encontrar una vacante es difícil. Decide recurrir a sus amigos. Es víspera de Navidad y necesita comprar lo que el hijo mayor sueña: ¡Lo haría tan feliz, si le llevo ese regalo! Obviando sus escrúpulos, decide pedir dinero prestado; su familia merece celebrar la Nochebuena. Nada más encuentre empleo y cobre el primer sueldo, lo devuelvo. Olvida que los amigos están en las mismas que él. Se despide de ellos con un rictus de vergüenza.

Entra a un Centro Comercial. El árbol, colmado de bolas, lazos y luces, acrecienta su tristeza. Se asombra de la cantidad de personas que entra y sale de las tiendas. Confían en que el tapabocas los vuelva invulnerables al virus. Si no estuviera en esas condiciones, de seguro, él sería uno más. Se sienta en un banco. Una señora de edad contempla las vitrinas. ¡Sería tan fácil arrebatarle la cartera! Al instante, se horroriza de sí mismo. ¿Qué te pasa, te has vuelto loco? Se levanta, sin saber qué hacer. Regresar a casa con las manos vacías, le produce amargura. Se para frente a una tienda de deportes. Entre una gran variedad, están los tenis que el hijo quiere. Está a punto de marcharse, cuando una señora sale con un niño a su lado. Este va con una bolsa en la mano. Es evidente que contiene una caja con zapatos.

Madre e hijo hablan y ríen. Augusto los sigue, tratando de no llamar la atención. Observa que entran a un McDonald´s. Con las hamburguesas en las manos, se sientan en una mesa. Se quitan el tapabocas y ponen los paquetes en el suelo. Él no hace más que detallarlos. A las claras, poseen una cómoda posición. Visten de marca, como los clientes del restaurante donde él trabajaba. 

Mientras ellos comen, Augusto se recrea imaginando los zapatos que están en la bolsa: el color, la textura, la marca. Mira al niño, de arriba abajo. Debe calzar el mismo número… Está convencido de que, esa noche, a pesar de las carencias, el hogar se iluminaría con la sonrisa del hijo. Camina entre las mesas, como buscando un lugar donde sentarse. ¿Alguien repara en él? Todos se concentran en comer.  La bolsa está al alcance…

Será sólo esta vez, porque volveré a trabajar y no tendré necesidad de hacerlo de nuevo. ¡Zas! Agarra la bolsa y escapa. Ignora los gritos: ¡Allá va, allá va! Los vigilantes del centro comercial no logran alcanzarlo. En un parque y a salvo de las miradas, apretuja la bolsa contra el pecho. Los latidos vuelven a la normalidad. Entonces, saca la caja y quita la tapa… Queda a la vista un par de zapatos gastados.

Olga Cortez Barbera

 Pixabay: Imagen Gratis

1 comentario:

  1. As expected, they went through some peaks and valleys during their time available in 파라오카지노 the market} however efficiently adapted to the ever-changing needs and needs of the players. It can be hard for the brand to keep its head above the water if it mistreated its customers. The app could have a number of} variations, however it's also typically very straightforward to seek out|to search out} your way around, so lengthy run|ultimately}, the selection of the tactic is up to as} you as a participant. You don’t have to use crypto right here, however it’s recommended to get probably the most out of what Bitstarz has to offer, which incorporates unique tournaments and video games you won’t discover wherever else. A full record can be discovered on the Spin Casino web site beneath the terms and situations. If you’re planning any holidays out there, you won’t in a position to|be succesful of|have the flexibility to} use your Canadian Spin Casino account.

    ResponderEliminar